viernes, 26 de marzo de 2010

No se prohiba nada... de esto

Las prohibiciones en una dictadura son:
Prohibido opinar de más.
Prohibido quejarse de más.
Prohibido reunirse de más.
Prohibido organizarse de más.
Prohibido el desorden moral de más.
Prohibido cambiar cosas de más.

En un régimen capitalista suelen ser:
Prohibido costos de más
prohibidos derechos laborales de más.
prohibido aumentos salariales de más.
prohibidos sindicatos independientes de más.
Prohibida educación de más.
Prohibida salud de más.
Prohibido cambiar cosas de más.

Imagínense si combinamos las dos cosas

Programa N° 3: La censura

viernes, 19 de marzo de 2010

Use anticonspirante seco seco

Las conspiraciones mentirosas suelen tomarnos por sorpresa después que los hechos están consumados. Detrás de una conspiración mentirosa hay un grupete de tipos inseguros, peleles y por los que una mina no pondría ninguna ficha. "¿Se comerá la gente nuestro engaño?" Al transcurrir el tiempo en un vaivén de pruebas y errores, la conspiracion se va justificando cada vez más ridículamente. Ya no tiene la fuerza de la verosimilitud primigenia en torno de la sorpresa, sino que convertida en un hecho indiscutible... simplemente se expande como un chicle para añadirle cualquier cosa de provecho. Y no existe conspiración más despiadadamente mentirosa que la llegada de los Reyes Magos y Santa. No discutimos la existencia de Dios, ni la religión, ni el derecho a creer en los duendes o en el magnetismo... cosas que no se ven. Pero qué terrible cosa esto de Santa y los Reyes... pues cuántos padres han quedado a los ojos de sus hijos como los más grandes farsantes de su vida aseverando por la vida y la muerte que los han visto, que los regalos son por justicia de comportamiento y que los niños pobres que no reciben nada son alguna especie de engendro del olvido o el descuido.

Marqués de Olavarría

Programa N° 2: Teorías conspirativas

viernes, 12 de marzo de 2010

Este es un ensayo

Ensayar un programa no es fácil. Un programa de radio es cosa seria. Significa que incluso las improvisaciones tienen que estar calculadas. No somos perfectos. Somos tres tipos perseguidos por el fracaso que buscaron el trole en la esquina donde no para... caminando en el borde del tablero una noche cualquiera, una noche de viernes por ejemplo, sin querer otra cosa que patear las últimas flores de las plazas, ensuciar los picaportes de las puertas tranquilas y hablar bien de los desaforados. Queremos por este manifiesto desincluir a los incluidos y descontener a los contenidos. Porque somos asi, nada más.

video

Programa N° 1: El Mate